martes, mayo 02, 2006

El pampeano se consagró campeón sudamericano
Arrieta demolió al "Chuky" Elías
Por Oscar Salva (Corresponsal de La Pampa)

El púgil pampeano, Roberto "Yarara" Arrieta (58,100), se adjudicó el título sudamericano de la categoría super pluma al vencer por nocaut en la tercera vuelta al mendocino Ariel "Chuky" Elías, en la pelea estelar de la velada boxística que se llevó a cabo el pasado sábado en el estadio Coliseo Celeste del club Estudiantes de esta ciudad.
Arrieta rubricó la victoria de forma brillante al derribar a Elías en dos oportunidades en la tercera vuelta, ante más de mil almas que lo alentaron como jamás le sucedido en sus ocho años de profesionalismo. En el primer asalto, Elías se adueño del centro del ring y con el jab intentó encontrar la distancia adecuada para castigar con derecha cruzada, pero se topó con las contras veloces de Arrieta, quien finalmente colocó los mejores golpes. Elías salió a la segunda vuelta decidido a ser más agresivo en el ataque, objetivo que logró cuando conectó varias manos a la sien del pampeano, que se mostraba preocupado por no poder frenar las piñas de su rival. En este segmento fue más claro Elías, y Arrieta sólo atinó a contragolpear, pero sin el éxito que había tenido en los primeros tres minutos de combate, cuando con movilidad de piernas y veloces manos sacó clara ventaja.
Al iniciar la tercera vuelta, sobrevoló la idea de que Arrieta iba a tener que trabajar mucho para poder neutralizar a un Elías que aparentaba ser más fuerte por una cuestión obvia. El mendocino es un super pluma natural, mientras que el pampeano siempre fue de la categoría ligero, con incursiones en welter junior.Pero todas las especulaciones se esfumaron de inmediato cuando Arrieta clavó un sorpresivo cross de izquierda que derribó a Elías, quien escuchó la cuenta de protección y se recuperó con la intención de seguir dando batalla. Pero el mendocino no fue capaz de frenar la andanada de golpes del pampeano, que nuevamente envió a la lona a su rival al castigar con izquierdas y derechas a la cabeza.Cuando Elías cayó por segunda vez, el árbitro no dudó en parar el combate al ver que el mendocino estaba totalmente groggy, ante el enojo de su propio rincón, que no entendía por qué razón el púgil no intentó enfriar la pelea para poder sobrellevar el mal momento.
En la otra esquina todo era fiesta. Arrieta, con lágrimas en los ojos, se abrazó con su entrenador Roberto Pedehontáa, y luego lo hizo con sus colaboradores, mientras el estadio coreaba el nombre del boxeador.
Con esta victoria, Arrieta quedó con un palmarés de 35 peleas, de las cuales ganó 19 (5 por nocaut), once perdidas y cinco empates; mientras que Elías quedó con 14 triunfos y 7 derrotas.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home