miércoles, septiembre 13, 2006

Talento “for import”

Te presentamos al peruano José Zambrano. Llegó a la Argentina para quedarse. El último sábado, perdió por KOT con Jeremías Castillo, pero dejó buena impresión.
Por Renato Gulli

Desde que el inglés Paddy McCarthy y el italiano Abelardo Robassio realizaron en 1903 la primera pelea profesional en la Argentina, pasando por otra figura del pugilismo antiguo que se destacó en este país como el británico Willie Gould (declarado en 1908 como campeón nacional de pluma a pesado), probablemente sea el panameño Luis Federico Thompson el talento importado más recordado por los criollos. Campeón liviano en su nación y luego dueño del doble reinado welter argentino y sudamericano. Unas 182 peleas (151-14-15-1, 72 KOs) profesionales en su haber. Ídolo de la gente. Buena técnica, cuentan los que pudieron verlo en vivo. Vencedor (KO4 en el Luna) del ex monarca mundial de los 66 kilos Don Jordan y perdedor en su única chance mundialista ante el cubano Benny Kid Paret, nada menos que en el Madison Square Garden de New York. No hubo otro como él.

En la actualidad, hay pocos nombres extranjeros que circulan en nuestro medio. Incluso, no han superado el título de probadores –pese a alguna excepción–. El nicaragüense Rudy Mairena Ruiz o el dominicano José Joaquín Rosa Gómez (noqueador de Pepe Balbi), son los más destacados hoy en día en esta condición.

Pero en este 2006 apareció un nuevo prospecto: el peruano José Raúl Zambrano (24 años). Arribó a Córdoba como invicto (5-0, 3 KOs), hace dos semanas. Y su primer compromiso fue ante el imbatido Jeremías Castillo el pasado sábado en el Club Yupanqui de Villa Lugano (Capital Federal). Luego de un arranque prometedor –con los dos primeros giros ganados- sufrió en el final y fue KOT 4 en su contra. “Yo estaba para continuar. El árbitro se apuró un poco. Me paré a la cuenta de siete y la frenó igual. Pero tengo que entender que mi rival era local”, dijo Zambrano acerca de los últimos instantes de pelea. Había caído por un impacto de Castillo y al ponerse de pie Hernán Guajardo entendió que no estaba en condiciones de seguir. El peruano había sido conmovido por los impactos del argentino.

Zambrano llegó a este país por el entrenador Luis Olivero. “Me vine con él a la Argentina porque el boxeo en Perú está en un mal momento. Hay un leve crecimiento, pero necesito más continuidad. Sé que acá estaré bien. Mi próxima pelea será mejor. Lo prometo”, dijo el boxeador nacido en Chincha.

Moreno, de físico estilizado, el peruano dio evidencia de poseer buena línea. Sus impactos llevan técnica y velocidad. Y aparentemente sus embates son picantes. Esos rápidos golpes confundieron al guapo Castillo en los dos primeros rounds del combate. Pero al recibir ganchos a la zona blanda, la resistencia de Zambrano mermó. “Me falta mejorar la parte física. No me adapto aún al clima”, admitió. Y además reconoció el nivel de su último antagonista:”El era un buen boxeador, pega muy duro. Sentí un recto de derecha al final del tercer round”.

Su carta de presentación indica que debutó como profesional en noviembre de 2005 con nocaut sobre Mique Poma. También cayeron por la vía rápida ante él Paolo Medina y Víctor Paredes. Sus victorias por puntos fueron frente a Héctor Delgado y Luis Noe. En Argentina, dejó una buena impresión en su pelea con Castillo. La gente lo aplaudió. Y muchos lo felicitaban cuando lo vieron en el estadio después del pleito. Un nuevo talento “for import”. Habrá que prestarle atención.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home