jueves, mayo 18, 2006

“Volví a la Argentina, porque me encanta su gente”

Un lujo. Sentarse a conversar acerca de boxeo con el anunciador Jimmy Lennon Jr es un verdadero placer para cualquier amante de este deporte. Sus inicios, sus recuerdos, el “KO a las Drogas”, la fama, Jorge Castro, Carlos Baldomir, Alexis Argüello, Oscar De La Hoya... Todos son temas interesantes para hablar con este hombre que –semana tras semana– es parte de las veladas más importantes del mundo

Por Renato Juan Gulli

Fue “Show Time” nuevamente en Argentina. El famoso anunciador, Jimmy Lennon Jr, visitó por segunda vez el país para darle el toque de distinción al festival “KO a las Drogas”, que se organizó la Asoaciación Mundial de Boxeo (AMB) el viernes 12 de mayo, en la provincia de Córdoba. El efecto fue el mismo al del año pasado, cuando esta velada benéfica tuvo su cita en el Luna Park de Buenos Aires. El carismático presentador le dio a la cartelera del Orfeo Superdomo esa atmósfera que tienen los grandes shows boxísticos alrededor del globo.


Otra vez fue el preferido de la gente, que se sacó fotos junto con él y le pidió autógrafos. Sin embargo, en el hotel Interplaza, amable como siempre, brinda una, dos y tres entrevistas seguidas... No se hace problemas e inmediatamente acepta –con la mejor predisposición– la charla con esta página.
–Es un placer para nosotros que visite nuevamente nuestro país...

–Bueno tenía la opción: anunciar una pelea en Europa o venir nuevamente a la Argentina... Y elegí venir acá por diversas razones. Me encanta su gente. El año pasado, en Buenos Aires, fueron muy cálidos, me dieron una gran bienvenida y me encantó. También me gusta la comida y el vino argentino. Además, había una buena razón para venir: el “KO a las Drogas”. Y estoy muy honrado de ser parte de esto otra vez.
–¿Qué le pareció la exhibición de “GilberticoMendoza y Mariano Natalio Carrera?

–Había una buena causa. Cada golpe eran 100 dólares para donar (a un hospital de niños). Y fue muy generoso de parte de la AMB hacerlo. Fue grandioso que Gilberto (Jesús) Mendoza suba al ring con Mariano Carrera. Muy bueno para este deporte y deberían repetirlo el año que viene.
–¿Y qué clase de boxeador cree usted que Carrera es?

–Es un boxeador fuerte y se mueve bien. No pude apreciar mucho en la exhibición, porque pienso que se tomó con tranquilidad el boxear con Gilberto Mendoza (dice riendo). Pero escuché que tiene grandes chances de disputar en octubre el título del mundo.

–El año pasado, estuvo en el Luna Park... ¿Cómo lo compara con los otros grandes estadios del mundo? ¿Se siente lo mismo que, por ejemplo, en el Madison Square Garden?

–Seguro. Todos los lugares del mundo tienen su propia “Meca” o estadios importantes. Es verdad, Madison Square Garden lo es para los Estados Unidos o también en Las Vegas, quizás el Ceasars Palace, o el MGM Grand, Mandalay Bay... Pero el Luna Park tiene más historia que esos estadios de Las Vegas, porque hubo por muchos años peleas grandiosas. Es por eso que fue un honor haber estado en ese estadio. Allí podés oler la historia del boxeo, puedes verla... Con sólo estar puedes imaginarte los grandes peleadores que pasaron por ahí. Al Luna Park lo rankeo como uno de los más grandes.
–¿Y qué piensa acerca de la pasión de los argentinos por el deporte?

–Es una de las cosas que más me gusta de la gente aquí. Y por supuesto, esa pasión la extienden al boxeo. El año pasado quedé shockeado al ver el nivel de pasión e interés que vi en el Luna Park. Me reconocían y me trataban muy bien. Pero no estaba sorprendido, porque al ver boxeadores argentinos alrededor del mundo me di cuenta que ponían mucha pasión al pelear. Todos tienen un gran corazón y siempre son muy inteligentes y representan a la Argentina muy bien, no importa dónde peleen.

–Hablando de boxeadores argentinos, en enero, Carlos Manuel Baldomir se consagró campeón mundial welter y usted fue el anunciador... ¿Qué piensa de esa pelea?

–Una de las grandes sorpresas del año. Fue la primera pelea importante de 2006 y pienso que será el batacazo del año. La gente no le daba ni una sola chance a Baldomir. Claro, Zab Judah es un gran boxeador: con estilo, rapidísimo... No había chances. Además, Baldomir no es un noqueador, pero tiene corazón...
–¿Cuándo vio las tarjetas y había un nuevo campeón, estando en New York, pudo creerlo fácilmente?

–Sí, pude creerlo, porque la pelea no fue cerrada. Después del octavo round, era indiscutible que Baldomir había ganado esa pelea. Él ganó tan claramente que las tarjetas no me sorprendieron. Pero, seguro, estuve shockeado por horas, al saber que era verdad lo que había pasado. Sin dudas fue una justa decisión. Es una victoria fantástica para Baldomir.
–La cara de Don King mostraba que fue el más sorprendido de todos...

–Baldomir arruinó los planes de muchas personas: Don King, Zab Judah, Mayweather, HBO... Pero esto es boxeo.
–Fue una demostración del deporte puro...

–Claro. Y es bueno para el show. Alguien que no recibe mucha atención, que no tiene tanto dinero, que pelea en un país extranjero, y en la casa del campeón... Aún así puede ganar. Él probó lo posible que es.
–Otro boxeador que probó que las hazañas se pueden lograr es Jorge FernandoLocomotoraCastro. El año pasado usted lo vio noquear en el Luna Park y hace menos de un mes, volvió al ring y fue noqueado... ¿Cómo recibió la noticia?

–Hay que pensar que tuvo un grave accidente y es un milagro que esté vivo y, encima, boxeando. Es valorable que haya intentado volver al boxeo. Pero es obvio que alguien que haya pasado por ese trance, no puede volver al 100 por ciento. Me alegró, es fantástico que esté vivo, pero ya no puede boxear. Creo que hay que recordarlo por sus mañas y hazañas en el ring, y porque no se dio nunca por vencido. No importa que haya perdido su última pelea.


–¿Cómo comienza su carrera de anunciador?

–Mi padre anunció por muchos años y me crié viendo y yendo al boxeo toda mi vida. Pero no tenía intenciones de ser anunciador. Fui a la universidad y me gradué en la facultad de psicología y educación en la ULA (Universidad de Los Angeles). Una vez, mi padre me convenció que vaya con él a una velada y anuncié una pelea poco importante y luego otra... Fue un lento proceso. Y la gente me empezó a decir: ‘Lo hiciste bien Jimmy, suenas como tu padre’. Y así continué: eventualmente me transformé en el sucesor de mi padre.
–Usted es consciente de su fama, pero nunca se olvida que lo más importante en el boxeo son los boxeadores. Pero, otra vez en Argentina, otra provincia, y todos le piden autógrafos, fotos... ¿Qué se siente?

–Bueno, he cambiado mi forma de pensar y ahora creo que soy lo más importante del boxeo... (hace una pausa en su respuesta y con una sonrisa continúa)... ¡Es sólo una broma!. Es un honor y tengo que respetar que la gente me asocie con este deporte. Pero no tengo dudas que soy una parte pequeña del boxeo. Son los boxeadores la esencia; dan su vida. Ellos le dan la emoción al evento y demuestran inteligencia y fortaleza peleando. Eso es lo importante. La gente me pide un autógrafo o una foto, y lo entiendo. Me ven en la televisión, me relacionan con el boxeo. Por eso siempre me quiero asegurar de respetarlos. Lo único que me hace sentir mal de esto es que algunas veces hay muchas personas pidiéndome por autógrafos o fotos y no puedo tomarme el tiempo para cada persona, y me siento mal por eso.
–¿Cuál es la pelea que más recuerda?

–Es difícil de decir, porque he estado en más de 500 peleas por título del mundo. Pero mi primera pelea por campeonato mundial fue Julio Cesar Chávez contra Mario Azabache Martínez. Ese fue un gran paso para mí. Otro gran desafío fue Mike Tyson con Buster Duglas, en Tokio, el más grande batacazo en la historia de los pesos pesados. Así que eso está muy grabado en mi memoria. Otra pelea recordada fue en México: Chávez contra Greg Hauge. Había 130 mil personas allí (en el etadio Azteca). Increíble. Veía que un mar de gente se movía en las tribunas, había música y un show de luces. Si tuviera que elegir una, elijo esa.
–A lo largo de su carrera vio a grandísimas figuras... ¿A quién elegiría para sacarse una foto con él?

Hay un boxeador de Nicaragua... Alexis Argüello. Siempre me impresionó su habilidad para boxear y su dedicación, su orgullo, lo deportista que era, incluso cuando perdía era un gran caballero. Hasta hoy, no hay otro boxeador que me haya impresionado tanto por su clase o gracia, dentro o fuera del ring, como lo hizo Alexis Argüello.
Oscar De La Hoya es otro gran ídolo popular, la semana pasada volvió y noqueó a Ricardo Mayorga... ¿Cómo lo vio?

–Un gran boxeador. Todos sabemos sus cualidades: se mueve muy bien, tiene talento, boxea bien. Siempre aceptó grandes retos, nunca esquivó a nadie... Pero para mí, lo increíble es que un hombre que tiene tanto: una gran familia, éxito financiero, está en salón de la fama, es un boxeador récord... Aún quiere pelear. Y tuvo una muy buena actuación la semana pasada. Pero ya no es un muchacho joven y terminó con una lesión en la pelea con Mayorga. Los combates cada vez se hacen más difíciles. Por ello, pienso que su carrera es limitada. Pero es mejor para él. Quiero verlo terminar su carrera exitosamente y no herido. Debe hacer otras cosas como promover boxeo.
–De hecho en septiembre se retiraría, aparentemente ante Floyd Mayweather... ¿Qué puede suceder en esa pelea?

–Mi primera pregunta es en qué categoría pelearían. Si es en 154 libras, Mayweather tiene que subir una división y él no es un hombre grande. No estoy seguro que pueda hacerlo. Creo que Floyd Mayweather Jr es el mejor libra por libra del mundo hoy, pero quizás sea difícil subir a 154 y estar fuerte. No lo sé. Sería una pelea difícil. Pero si es en 147, te digo que Mayweather gana. Es muy rápido y vencería seguro. Además hay que ver cómo y cuán rápido evoluciona la lesión muscular de Oscar. Igual, no hay dudas de que sería un gran espectáculo.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home