lunes, mayo 22, 2006

“Alazao” derribó al “Bombardero del Mercofrut”
Por Aldo Sergio Chajet
Aún cuesta creer qué pasó en el Club Defensores de Villa Luján, en la preciosa San Miguel de Tucumán, este viernes último, cuando el brasileño Edegar AlazaoDa Silva (103,300) (24-8-1, 18KOs) se llevó el Título Mundo Hispano CMB de los pesados, con una sola mano.
La noche pintaba para fiesta. Buena concurrencia (cerca de 4500 espectadores), muchachas bonitas (que en esta ciudad pareciera que sobran, por donde se mire está lleno) acomodando a los afortunados del ring side y unos fragorosos combates entre amateurs, destacando ese en el cual la gran promesa provincial, “El PumaSantillán, en 62 kilos, despachó por RSC1 al salteño Corvalán. Buen físico, muchísima velocidad y una combinación al cuerpo que reventaron a su rival, fueron sus armas para despachar a su oponente. Sabremos más de él, pues está a las puertas de su debut en el campo rentado.
Y arrancaron los profesionales. Llegaron José LuisPesadillaBravo (66,200) (9–0–0, 1KO) y el salteño Ricardo AntonioEl CaballoBurgos (66,600) (9–15–3, 2KOs). Y fue victoria al tranquito para el local, con el agregado de una caída en el 3°. Lástima que le falte TNT en los puños para definir.
Tras ésta, llegaron Adrián GustavoEl MachitoRodríguez (48,900) (10–6–0, 2KOs) y Leonel Guillermo EricEl TerriblePereira (48,900) (2–13–1) en la 5ª (si, leyeron bien) edición de un pleito ya insostenible. Previsiblemente, en una pelea discreta y algo monótona, Rodríguez se alzó con una victoria y puso el pleito personal 4–1 a su favor.
Y llegó el brasileño, en la hora cumbre de la noche. Y llegó, con música del finado Walter Olmos, y un show de luces espectacular, Manuel AlbertoEl Bombardero del MercofrutPucheta (96) (16–1, 10KOs). Todo era para él: el color, el pálpito de victoria, los gritos de la gente (alguna ataviada con un pintoresco gorrito que decía “Pucheta Campeón” y que tenía, además, su foto), los flashes de las cámaras, las cintas de Beta y VHS. Todo.
Y en ese marco, comenzó el combate. Con un Pucheta boxeando bien, sin ir demasiado abierto, midiendo cada paso que daba. Así terminó el primer round, no muy emocionante aunque con Pucheta mostrando, dentro de todo, buen boxeo.
En el 2°, ya con la gente gritando más por él, fue a buscarlo, empujado por su público. Sin embargo, el brasileño pareció soltarse más. Una derecha que pasó a centímetros de la cara del tucumano fue una especie de señal de lo que se venía. Y se vino, nomás, cuando el tucumano dobló de una mano al de Joinville y, al ir a buscarlo desesperado por noquear, se encontró con una fenomenal zurda que, institivamente, lanzó Da Silva. Esa mano terminó con todo. Puso en tierra al hasta entonces invicto por 5 minutos, sin saber dónde estaba, siquiera.
Mal trago (y muy malo) para Pucheta, quién ahora debe barajar y dar de nuevo. Y victoria, impensada pero, valiosa, para “Alazao”.
Ahora, tras este gran batacazo, sólo el tiempo dirá qué le deparará a la carrera de ambos. Mientras tanto, la gente, en San Miguel de Tucumán, aún sigue comentando tan inesperado desenlace.