domingo, abril 23, 2006

Maidana y Abregú cumplieron con su cuota de nocaut
Por Renato Gulli

Tan solo un golpe. Eso le costó a Marcos “Chino” Maidana (14–0, 13 KOs) liquidar a Omar León, anoche en uno de los semifondos –pactado a seis rounds– de la velada realizada en el Luna Park. Quién también noqueó, aunque tuvo que trabajar un poco más, fue Luis “Potro” Abregú (11–0, 8 KOs), que venció a Sergio Benítez en el cuarto round.

Sonó la campana, transcurrieron 21 segundos y León (63,350) ya estaba fuera de combate. Es que Maidana (65,700) lo impactó con potentísimo recto de derecha que lo envió al tapiz por toda la cuenta. Noche redonda para “Chino”. Este combate servirá de carta de presentación dirigida al nicaragüense José Alfaro (14–1, 13 KOs), quién se enfrentará al argentino en el marco del “AMB–KO a las Drogas”, a realizarse en la provincia de Córdoba, el mes que viene.

En cambio Abregú (66,350) necesito esforzarse un tanto más para despachar –como se esperaba– a Benítez (65,850). El tucumano radicado en Salta se tomó los dos primeros asaltos de estudio, para luego explotar. En el tercer asalto, “Potro” comenzó a encontrar profundidad en sus impactos y le provocó una caída a su rival. Y en el round siguiente, con un sólido uno–dos terminó el pleito. Benítez se paró antes de los diez segundos pero le manifestó no querer continuar y la cuenta llegó a su fin: nocaut efectivo, entonces.

Silbidos, abucheos, insultos, González y Silva

La totalidad del público asistente al Luna estuvo disconforme con letras mayúsculas, ante la actuación de SergioTigreGonzález (20–5–4, 8 KOs) y Ricardo KojakSilva (68–27–4–3 Sd, 29 KOs). El resultado, fallo unánime para Gonzáles (B.Flecha 58½–58; H.Miguel 59½–57 y M.Véliz 60–57), pasó a un segundo plano, pues la gente silbó, abucheó e insultó a ambos protagonistas –a Silva un poco más– como hacía mucho tiempo no sucedía.

Del combate poco se puede hablar. Muchos amarres, demasiadas imprecisiones y pocos golpes que se puedan computar para decidir quién era el ganador del match, también semifondista a seis giros. “Kojak” (60,550) metió alguna mano recta por línea interna y “Tigre” (60,900) fue al ataque casi durante toda la pelea, pero a la vez se encargó de trabar y gesticular en disconformidad por la actuación de su oponente. Nada más que eso. Tras finalizar el combate, ambos se disculparon ante la afición. Unos pocos aceptaron y esbozaron algunos aplausos.